Our performance, your advantage

Nosotros estuvimos en el #influenceone

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)

De en

Aunque no fuimos lo suficiente valientes para participar en el concurso de selfies con el que Augure dinamizó su primer evento sobre marketing de influencers, os prometemos que Marta y yo estuvimos en el #influenceone. Una de las cosas que más nos gustó del evento fue lo equilibrado de los ponentes, que cubrían todo el espectro del marketing de influencia: marcas, agencias, periodistas y bloggers principalmente.

Una pena que no hubiera representación de ego-bloggers, para que respondieran por alusiones, que se las nombró varias veces.  Augure, el motor de búsqueda de influencers, fue la empresa organizadora.  Y es que ellos saben un rato de esto, no en vano tienen 200.000 influencers en su base de datos.

Nos gustaría dar las gracias al equipo de Augure por un evento tan completo e interesante. Si hubiera que ponerle un pero, que en las primeras ediciones siempre viene bien, diríamos que con tanto “influencer” en la sala, las posibilidades de networking nos supieron a poco.

1900077_603634966385778_1763769090_n

Como dijo Jonan Basterra de Pixel y Dixel en su intervención durante la mesa redonda “Entre bloggers y agencias”, el tema del marketing de influencia es más antiguo de lo que pensamos. Otra de las ideas que se repitió durante el evento es que no hay tal cosa como un título de “influencer”, sino que todos podemos serlo en algún momento. De hecho, el primer influencer que conoció David Martinez (responsable de comunicación externa de Orange) fue Paco, el dueño del bar del mercado del barrio de su niñez, que leía el ABC y consiguió que todo el barrio fuera de derechas.

Aunque tenía competencia porque José Manuel Velasco de Dircom nos puso a pensar de buena mañana , a tocarnos y hasta a hacer una pirámide invertida, sin duda la presentación de David Martínez fue la que más sorprendió. Partiendo de la base de que los influencers (y hasta las empresas) son personas su presentación fue en realidad un cuento sobre comunicación corporativa, sexo y amor, que es lo que nos mueve a las personas.

El tema de que los influencers son personas y que quieren ser tratadas como tales fue un tema que se repitió, al hablar de la relación entre bloggers, influencers y agencias. Para que estas relaciones sean sanas tenemos que aplicar el sentido común: claro que nos podemos encontrar con bloggers que no cumplan su palabra (raro será que sean influyentes, ya que para ellos su confianza es su fondo de comercio), pero con no volver a trabajar con ellos bastará.

Y hay que recordar que no todos los influencers (personas) están en la misma posición ni esperan lo mismo de su relación con las marcas. Como dijo Juan Castromil de Clipset,  influencers somos todos, pero hay que mimar al creador de contenido. Quien vive de ello quiere comer todos los días y… si no hay evento tendrán que comer en casa (@castromil dixit).

Luego llegó el turno de los casos prácticos. Aunque quizás pecaron de algo superficiales, no entrando en el “meollo” que todos estábamos deseando discutir (procesos, ROI, medición) conocimos cómo Best Relations consiguió unir la blogosfera de madres en una comunidad de Suavinex, divididas entre las militantes de la crianza respetuosa y los de la tradicional en un Club de Madres Felices. Aunque la remuneración económica es importante, el orgullo de pertenencia es también clave.

Con Philips aprendimos la importancia de los influencers internos cuando la empresa quiere destacar por innovación.  Su cambio de identidad se apoya en un trabajo con las personas influyentes para la innovación y la tecnología, tanto dentro como fuera de la empresa. Ellos son los que generarán esa información de valor que necesitamos para conectar con las distintas audiencias, y sólo si están convencidos será buen contenido.

También hubo lugar para el activismo social, con la mesa de la tarde: ciberactivismo y movilización. La conclusión también es común: somos personas y el mundo no se acaba en el online. Está bien crear protestas y establecer relaciones online, pero también es necesario actuar en el “offline”. Vamos, como hacía Paco, el del bar.

Nosotros estuvimos en el #influenceone, 5.0 out of 5 based on 2 ratings

Ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información de nuestra política de cookies, aqui.