Our performance, your advantage

¡Una dieta depurativa quiero! Desintoxicando una web

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

De en

Aprovechando que estamos a mitad de mayo y que (aunque el tiempo nos contradiga)  el verano y las dietas depurativas se ponen de moda, vamos a someter a nuestra web a una cura de desintoxicación.

Supongamos que no hemos recibido el famoso mensaje de WMT de links no naturales enlazando a nuestro dominio pero queremos una web sanota y desintoxicada para este verano. Así que decidimos someterla a una dieta depurativa.

Para no cometer una barbaridad, y cómo en toda dieta necesitaremos la supervisión de un experto SEO que nos guiará en los siguientes pasos:

 

Antes de comenzar la dieta, haremos una analítica enfocada a conocer cuáles son los enlaces entrantes a nuestra web para poder clasificarlos posteriormente. Son muchas las herramientas existentes en el mercado que permiten realizar este análisis como Open Site Explorer (OSE), Ahrefs o la herramienta para webmasters de Google. La pega, si hay que poner alguna a estas herramientas, es que la clasificación posterior de los enlaces la tendremos que hacer de forma manual. Nos podremos ahorrar este proceso si empleamos una herramienta que nos ofrece ya esta clasificación como Link Detox. Deberemos tener en cuenta que herramientas de este tipo utilizan en la valoración una serie de parámetros para hacer una aproximación a la realidad, y será sólo eso una aproximación. Si deseamos un análisis con mayor profundidad no quedará otro remedio que hacer una revisión manual.

Link Detox nos proporcionará un diagnóstico de la toxicidad de nuestro sitio, identificando los enlaces Tóxicos, sospechosos y sanos.

 

Con este diagnóstico y conociendo cuáles son los enlaces tóxicos que hay la web podremos comenzar el proceso de desintoxicación. ¿Qué supone esto?

Simple y llanamente es tratar de conseguir que esos enlaces dejen de apuntar a nuestra web o que Google los deje de considerar aunque sigan apuntando. Esto último supondría reportar el listado de enlaces tóxicos utilizando la herramienta que Google creo a tal efecto: Disawow Tool y que como ya hemos comentado anteriormente en este blog la última opción a utilizar. De partida, hemos de descartar siempre esta opción e intentar una retirada manual de la mayor cantidad de enlaces posibles. Solamente en el caso de no conseguir eliminar apenas enlaces o que el paciente esté ya terminal nos plantearemos su uso. Se desconoce si el uso de este tratamiento puede tener efectos adversos.

Por tanto, lo que haremos es  contactar con los webmaster de cada una de las páginas que nos enlazan. Lo ideal es enviar un correo personal a una dirección de contacto, este método es el más efectivo y con el que obtendremos un mayor porcentaje de éxito. Si no aparece una dirección de contacto en la web, podemos probar a realizar una búsqueda con Whois. La siguiente alternativa es utilizar los formularios de contacto, pero en este caso hemos de asumir que probablemente no recibamos respuesta. Yo los considero “sacos rotos”, por lo que si no disponemos de tiempo/recursos suficientes lo mejor es centrar esfuerzos en contactar con las páginas para las que tengamos una dirección de contacto, e incluso un teléfono.

Un detalle importante, siempre que sea posible, es preferible contactar utilizando un email que pertenezca a la web a sanear para evitar desconfianzas.

Cuando ya hayamos hecho un barrido de los enlaces tóxicos, y si podemos hacer un pequeño esfuerzo más, hemos de intentar hacer una limpieza de los enlaces sospechosos. Evidentemente no todos los sospechosos son perjudiciales, pero entre ellos existen unos cuantos con un riesgo elevado de volverse tóxicos. Son a estos a los que atacaremos: “mejor prevenir que curar”.

Link Detox nos ayuda también con esta tarea, haciendo una segunda clasificación de los enlaces y dentro de la clasificación que hace de los sospechosos nos quedaremos con los: Deadly Risk, Very High Risk y High Risk.

 

Cuando hayamos finalizado este proceso de desintoxicación vendría la última etapa de esta dieta que yo he llamado de Revitalización, y que en realidad no es una etapa como tal, puesto que no tiene un final. Debe ser el comienzo de una nueva estrategia de Linkbuilding enfocada a la visibilidad, como ya comento mi compañera Katty en un post anterior (Linkbuilding: de los links a la visibilidad).

Para finalizar comentar que “cada maestrillo tiene su librillo” y podréis encontrar otras dietas diferentes (algunas hasta con efecto rebote), pero esperamos que la que aquí os presentamos os permita tener una web a punto para disfrutar del verano y atraer todas las miradas.

Ir arriba

Ir arriba

Reacties zijn niet mogelijk op dit artikel.

Ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información de nuestra política de cookies, aqui.