Our performance, your advantage

Disavow y reconsideración sí, pero bien hechos

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

De Elena Rey en

Disavow y Reconsideración. Dos herramientas que ningún SEO en su sano juicio querría utilizar. Es más, en las agencias solemos decir estas palabras bajito no siendo que pronunciarlas sea una invocación y se nos presente una página penalizada entre nubarrones negros y explote delante de nuestras narices.

Solicitando un disavow

La mejor explicación gráfica que hemos encontrado: la cara cuando debes rellenar el formulario de Desautorización de Enlaces (Disavow Links) en el blog de Javier Gosende.

A pesar de las precauciones, sucede. Una mañana enciendes el ordenador y ahí está. Una página que antes iba tan bien, que se situaba en las mejores posiciones, ha desaparecido sin dejar rastro. Es el momento de entrar en pánico. ¿Qué hacer ante esta situación?

Lo importante es ser siempre francos con nuestro cliente y afrontar la situación cuanto antes. El primer reto al que debemos enfrentarnos en estos casos es recuperar, en la medida de lo posible, la visibilidad perdida y conseguir que Google vuelva a ver el dominio con el que estamos trabajando con buenos ojos. Debemos tener siempre presente que es un trabajo que lleva su tiempo. Todos queremos ver resultados cuanto antes, pero si nos precipitamos y aceleramos los pasos, lo más seguro es que el resultado sea el contrario al que buscamos.

Ya hemos hablado en otras ocasiones sobre el proceso de limpieza de enlaces. Amparo Martín nos contaba en mayo de 2013 cómo hacer una dieta depurativa para un dominio. Los pasos a seguir para detectar los enlaces nocivos y el mejor modo para ponerse en contacto con los webmaster. Durante un tiempo esta dieta depurativa ha servido para desintoxicar algunos dominios que han visto cómo recuperaban parte de la visibilidad y posicionamiento perdidos. Pero ahora una dieta no siempre nos garantiza el éxito, en muchas ocasiones hay que tomar medidas drásticas y aceptar la ayuda de un toque de bisturí.

Ya comentábamos en mayo que solicitar un disavow a Google debía ser la última opción. Sigue siendo uno de los últimos recursos a utilizar pero, ante la imposibilidad de retirar muchos de los enlaces que están haciendo daño a un dominio, esta solicitud se vuelve cada vez más necesaria. Pero no dará buenos resultados si no lo hacemos correctamente.

Entra en juego el disavow, pero bien hecho. Después de haber vulnerado sus normas, Google está dispuesto a aceptar las disculpas y el propósito de enmienda de algunos dominios, pero no está dispuesto a hacer el trabajo sucio. Así que no hay que solicitar un disavow hasta que se haya eliminado un alto porcentaje de enlaces nocivos y se haya contactado en varias ocasiones a los webmasters de los dominios que aún no han retirado su enlace.

Es muy común no recibir respuesta alguna cuando se solicita la eliminación de un enlace, o que nos pidan dinero a cambio, o que sea imposible encontrar una dirección de contacto. Es en estos casos cuando el disavow se hace necesario.

Para realizar esta solicitud debemos utilizar las herramientas de Google Webmaster Tools y acceder a Desautorización de Vínculos.

desautorización

Para solicitar este disavow  y que Google deje de tener en cuenta algunos de los enlaces que recibe nuestro dominio, debemos crear un texto en formato .txt con el listado de los dominios con enlaces nocivos que queremos que Google deje de tener en cuenta.

solicitar

Sin más, no hay que explicar nada más. Esta herramienta admite solo este listado.

Tras un tiempo prudencial en el que creamos que Google ha tenido tiempo de atender a nuestra solicitud debemos comprobar los efectos que este disavow está teniendo sobre nuestro dominio. En primer lugar debemos comprobar si se han desindexado los enlaces para los que hemos solicitado disavow. Una vez que no quede rastro ninguno de estos enlaces, es el momento de revisar el posicionamiento de la página, para ver si se va recuperando.

Es muy posible que sólo con el disavow el dominio con el que estamos trabajando no se recupere, o al menos no lo suficiente como para que el negocio al que representa siga adelante. De modo que el siguiente paso a dar es solicitar una reconsideración a Google.

Es el momento decisivo, dar el paso da algo de miedo al principio, así que hay que hacerlo bien y documentar todos los pasos que han seguido para eliminar todos los enlaces que no cumplían con las buenas prácticas de Google. Lo más importante es afrontar esta fase del proceso una vez ya se hayan eliminado la mayoría de los enlaces nocivos o, en su defecto, se haya solicitado su disavow.

La herramienta que Google pone a nuestro servicio para solicitar la reconsideración de nuestro dominio está dentro de Google Webmaster Tool y  nos invita a solicitar la reconsideración si el dominio no se posiciona o si no funciona tan bien como solía hacerlo.

acciones manuales

Esta herramienta solamente nos da la opción de rellenar un cuadro de texto. En este cuadro debemos explicar todos los pasos que hemos seguido para limpiar el perfil de enlaces del dominio en cuestión.

revisión

Por este motivo debemos presentar todos los registros de nuestro trabajo en un documento de Google drive y copiar la URL en el cuadro de texto.

Es aconsejable que la estructura de este tipo de mensajes sea la siguiente:

  • Saludo y presentación del dominio y situación de éste.
  • Exposición de las investigaciones realizadas para comprender las normas de calidad de Google.
  • Exposición del trabajo realizado y de las dificultades encontradas.

El documento de Google drive debe incluir todos los dominios contactados, con las diferentes fechas de contacto. Debe quedar claro qué enlaces se consiguieron eliminar y también los enlaces que no se han eliminado. Debe figurar el motivo por el que los enlaces no se retiraron: no se recibió respuesta, no se consiguieron datos de contacto, se solicitó dinero para retirar el enlace…

  • Explicación de la fecha de solicitud de disavow de los enlaces que no se consiguieron eliminar.
  • Propósito de enmienda.
  • Despedida.

gracias

Y después de meses de trabajo, miedo y mucho estrés, Google nos despide vagamente sin especificar cuándo ni cómo notaremos que nuestro dominio se ha recuperado.

A partir de ahora, solo queda cruzar los dedos y esperar.

Ir arriba

Ir arriba

Reacties zijn niet mogelijk op dit artikel.

Ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información de nuestra política de cookies, aqui.