Our performance, your advantage

10 consejos para el cambio de web

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)

De Internet Advantage en

cambiodeweb-zen

En un mundo tan cambiante como el de Internet siempre hay motivos para cambiar de web: estética, nuevas funcionalidades, cambios de tecnología, cambios en los dispositivos de los usuarios… y un sólo motivo para no hacerlo: ¡no meter la pata!

Aunque no podemos generalizar, dentro de una empresa llegado el momento de cambiar de web existen varias áreas principalmente afectadas:

departamentos implicados en un cambio de web

– Marketing

– Diseño

– Desarrollo

– Ventas

Es verdad que el cambio de la web afectará a toda la empresa, y que en función de lo grande o pequeña que esta sea, puede que hablemos de diferentes y poblados departamentos, incluso empresas externas o unas pocas personas que engloban todo lo anterior luchando contra viento y marea. El caso es que todas estas áreas deben estar bien comunicadas y tener en cuenta siempre a las demás para que el cambio de web sea un éxito.

Aclarado esto e independientemente del motivo que nos lleve a cambiar de web (adaptarnos al tráfico móvil, cambiar nuestro diseño del año 2001 o el capricho del jefe) debemos ser conscientes del riesgo que supone y la importancia de hacer las cosas bien desde el mismo momento en que tomamos la decisión.

Si para acompañarnos en el camino tenemos dentro de la empresa o fuera de ella, el apoyo de un experto en marketing online que se ocupe de todo lo relacionado sobre todo con el SEO, pero también con el SEM y redes sociales todo será más fácil. Vamos a centrarnos en el caso de una agencia externa de marketing online que supervisará el proceso. Al estar fuera de la estructura de la empresa nos aportará una visión externa que nos ayudará a centrarnos en los objetivos.

Comunicación en una migración web

Dentro de la empresa de marketing online, el consultor no es dios (lamentablemente no hacemos milagros), ni un ser caprichoso que anda pidiendo cambios a diestro y siniestro, metiendo las narices en todas las áreas que hemos visto. Es un profesional que entiende la situación en que nos encontramos. Además de hacerle caso porque para eso le pagamos, puede haber vivido el proceso de migración de una web en numerosas ocasiones y conoce los requisitos a tener en cuenta desde el inicio, los problemas que pueden surgir, soluciones para muchos de los conflictos (incluso entre los departamentos :P ) y sobre todo siempre aplicará todos sus conocimientos en conseguir la mejor versión de la nueva web con los recursos que tenemos.

Es muy importante que el consultor esté en contacto desde el primer momento con todas las partes implicadas y sea consciente de todos los trabajos y cambios que se van haciendo para tener clara la situación en cada momento. En este sentido es tan importante tener una relación estrecha con el equipo que lleva a cabo los desarrollos como con las personas encargadas del proyecto y la toma de decisiones.

Estos son algunos consejos que pueden ayudarnos a realizar el cambio de la forma más rápida y efectiva posible y a evitar llevarnos las manos a la cabeza en algunos casos:

1. Piensa antes de actuar

El proceso de migración empieza antes de los primeros bocetos del diseño, antes de arrancar el desarrollo, cuenta con la ayuda del consultor SEO desde el inicio, es importante tener claras las necesidades, requisitos y objetivos de la nueva web antes de empezar a construirla, si empezamos a tener en cuenta al consultor con todo empezado puede haber cosas que ya no podamos cambiar.

La consultoría debería empezar por analizar con la dirección y/o marketing los objetivos y beneficios del cambio de web e identificar las necesidades y mejoras a incluir de cara al marketing online.

2. Aprovecha y conoce tus recursos

Parece obvio pero no siempre sabemos lo que tenemos, es muy importante saber qué recursos humanos y tecnológicos tenemos y emplearemos para crear la nueva web y no sólo eso, también saber qué podemos aprovechar de la web antigua.

Un cambio de web no debe convertirse en un empezar de cero, identificar los puntos fuertes actuales desde el punto de vista SEO y conservarlos o mejorarlos en la nueva web debe ser una prioridad. Todos los implicados deben conocer qué queremos mantener.

3. Elige el momento

Un cambio de web puede suponer un gran esfuerzo en la mayoría de los casos y por muy bien que lo hagamos tiene un impacto en nuestro tráfico y usuarios. Siempre debemos pensar en hacerlo fuera de las temporadas altas de nuestro negocio para asegurarnos llegar a ellas en las mejores condiciones.

Analizar el tráfico y planificar bien el desarrollo y el lanzamiento junto con la dirección del proyecto, diseño y desarrollo es muy importante.

4. Tómate tu tiempo

A menudo los cambios de web se saltan cualquier fecha límite que pongamos al desarrollo. Además de una buena planificación es importante saber esperar, aunque nos puedan las ganas del cambio, si la web no está lista es preferible tener paciencia a sacar una versión incompleta y tener que hacer los arreglos online, esto es malo tanto para los buscadores como para nuestra imagen de cara a los usuarios.

5. No des nada por sentado

Esto hay que hacerlo en dos sentidos: todas las tareas deben ser realizadas y deben tener alguien responsable de hacerlas como en cualquier otro proyecto, pero además debemos conocer muy bien nuestra web actual para asegurarnos de que todos los recursos pasan a la nueva web.

6. Hay que hacer limpieza, pon orden en casa

A menudo las webs crecen bastante desde su idea inicial, un cambio es un buen momento para analizar nuestro contenido y así poder eliminar lo innecesario y estructurar toda la información.

El consultor de marketing online ayudará a crear una nueva estructura de URL y contenido completa y optimizada en la medida de lo posible.

7. No pongas obstáculos

Ante el reto de crear una nueva web pensamos sobre todo en que llame la atención, ya que nos gastamos el dinero (y el tiempo, que es más caro) queremos que la web sea deslumbrante… pero no debemos dejarnos llevar e incluir efectos visuales que se puedan convertir en un estorbo para la navegación a los ojos del usuario y para la indexación en el caso de los buscadores.

La visión desde el punto de vista tanto del SEO como de usabilidad durante el diseño y desarrollo impedirá que lancemos una web que pueda tener dificultades en este sentido.

8. Suma Siempre

Antes hablamos de lo que puede crecer una web con el tiempo en pasado, pero también es importante pensar en ello para el futuro, la nueva web debe permitirnos incluir todos los aspectos del marketing online que deseamos trabajar, ya sean detalles como títulos, descripciones, encabezados… o crear nuevas páginas de destino específicas para campañas de pago. La nueva web debe tener cubrir todas nuestras necesidades actuales, pero también tener posibilidades de crecimiento.

9. Qué nadie se pierda en el camino

Sin entrar en detalles, uno de los aspectos más frustrantes para los usuarios de nuestra web es encontrarse con páginas que ya no existen tras el cambio, enlaces y menús cambiados… en definitiva no encontrar lo que buscamos en nuestra web, tanto navegando desde fuera, páginas de referencia, resultados de los buscadores… como desde la navegación interna. Los buscadores comparten esta frustración, si no sabemos redirigir a los buscadores al contenido que están buscando los resultados pueden ser desastrosos hasta que la nueva web se indexe por completo, además habríamos perdido el terreno ganado por las páginas de nuestra antigua web durante años en ocasiones.

Además de un enlazado interno sólido y redirecciones para las URL que cambian debemos incluir mapas para que los buscadores no se pierdan, los archivos Sitemaps combinados con los robots harán que los buscadores vean fácilmente cuales son las nuevas páginas y cuales no debe perder el tiempo en seguir.


10. Permanece atento y reacciona rápido

Todo está listo, la web ya está en línea… por muy bien que lo hayamos hecho siempre pueden quedar flecos: errores difíciles de detectar que salen a la luz en cuanto lanzamos la web o aquella sección entera de la que nadie se acordó en la planificación, sea cual sea el error debemos estar vigilantes para responder y resolver los problemas lo antes posible. Esto incluye tanto el análisis de las redirecciones, revisión de errores, estado de indexación, pero también escuchar a nuestros usuarios en todos nuestros medios de contacto para identificar posibles problemas.

¿Merece la pena?

Estos consejos pretenden ayudar a no perder ningún detalle en la migración, una nueva web siempre que incluya las mejoras que buscamos y cubra las necesidades para nuestras acciones de marketing online merecerá la pena el esfuerzo. El límite está en los beneficios extra que puede aportar y en los gastos que pueda ocasionar, pero siempre hay un presupuesto para cada necesidad.

¿Estás preparado para afrontar el cambio?

10 consejos para el cambio de web, 5.0 out of 5 based on 1 rating

Ir arriba

Ir arriba

Reacties zijn niet mogelijk op dit artikel.

Ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información de nuestra política de cookies, aqui.