Our performance, your advantage

Dónde queda la privacidad en Internet.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

De en

Nos controlan las empresas, nos controlan los estados. ¿Dónde queda nuestra privacidad en Internet? Nos hemos acostumbrado a la economía de lo gratis en Internet, pero realmente cada vez que nos conectamos estamos cambiando nuestros datos personales por servicios gratuitos.

Probablemente no saben tu nombre y apellido, pero gracias a cookiesbeacons y otras técnicas, la mayoría de los anuncios en Internet te llegan por tus intereses registrados sobre diversos temas, por tu ubicación geográfica y en general por tu comportamiento durante la navegación, que es empaquetado y vendido a tiempo real a anunciantes. Algunos navegadores ya han instalado la posibilidad de navegar en “modo incógnito”, pero no parece que esta sea la solución.

Geek and poke

Además de esta batalla comercial por nuestros datos, los gobiernos también quieren controlar la web. Tras acuerdos y polémicas  con gobiernos “libres” como el de Estados Unidos, llegan las exigencias de otros países como Arabia Saudi o Emiratos Árabes Unidos, que prohibirán algunos servicios de Blackberry porque su encriptación es demasiado buena para que los sistemas gubernamentales puedan espiarlos.

Por su parte, India también ha puesto como requisito a RIM (empresa dueña de Blackberry) el acceso a sus sms para poder trabajar en el país , recordemos, el segundo país del mundo en términos de población.  Ante las posibles pérdidas económicas, las empresas acaban cediendo a este “chantaje”. Parece que la injerencia de estos países preocupa más que la de los países calificados como libres, ya que no se puede garantizar los “buenos fines” de este control. ¿Se puede garantizar en algún país??

Por otro lado, en un movimiento que puede parecer algo contradictorio, Street View, el servicio de mapas a pie de calle de Google acumula demandas y prohibiciones en todo el mundo, ya que atenta contra la privacidad de los individuos.

Hay quien opta por dar por perdida la batalla de la privacidad y creen que asistiremos a una apuesta por medidas radicales: tras pregonar a los cuatro vientos tus locuras de juventud y universitarias, muchos optarán según Eric Schmidt, por cambiar de identidad. ¿Estaremos ante una nueva puesta de largo, un nuevo ritual de iniciación en la vida adulta?  ¿No será más fácil intentar educar, como empezarán a hacer este año en las escuelas de Alemania?

Según Schmidt, en el futuro, Google sabrá tanto sobre nosotros, sus usuarios que  será capaz de ayudarnos a planificar nuestras vidas. Es genial que las páginas puedan darnos resultados personalizados y hacer más relevante nuestra “vida online”, pero el usuario tiene derecho a saber qué datos están siendo guardados en cada página y con que fin, y que nosotros podamos optar.

Por ejemplo, estimado señor “Internet”, cuando compro una cestita de bebé en Amazon es fácil que sea para un amigo, por favor no empiece a colocarme anuncios de bebes en todos los lados, que mi marido trabaja en marketing y… ¡se asusta! (caso sacado del artículo Every click you make they’ll be watching you, The Sunday Times, 08/08/10).

Nuestra propuesta es que haya un código de buenas prácticas que obligue a las páginas a colocar en su home un apartado claro que diga “Gestiona tu publicidad”, desde el que el usuario pueda elegir qué datos quiere que se guarden y cuáles no.

¿A los gobiernos no les interesa mojarse para esto?

Ir arriba

Ir arriba

Reacties zijn niet mogelijk op dit artikel.

Ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información de nuestra política de cookies, aqui.